La Nación/“Santos acepta todo a las Farc”, senador Macías

Fecha

Neiva, Viernes, 11 de marzo 2016

Viernes, 11 de marzo 2016 
Escrito por  LA NACIÓN, NEIVA

Cuando se esperaba que el ambiente de polarización entre el Gobierno y la oposición marcaría en el Congreso el último debate de la reforma a la Ley de Orden Público, que crea zonas de concentración para guerrilleros después de la firma de un acuerdo de paz con las Farc, el proyecto pasó con el apoyo de los partidos del llamado ‘Pacto por la Paz’ y el Centro Democrático, crítico del presidente Juan Manuel Santos y las negociaciones en La Habana.

Pero hubo disidencias en el uribismo. Los huilenses Álvaro Hernán Prada, representante, “porque tengo la obligación de defender los intereses de la gente” y le preocupa que se convierta en una nueva zona de despeje como ocurrió con El Caguán y el senador Ernesto Macías, quien habló con LA NACIÓN.
 
Es la primera vez en la presente legislatura que el uribismo vota a favor de una iniciativa reclamada por el Gobierno para consolidar el proceso de paz con las Farc ¿Por qué?

Lo que hizo el Centro Democrático fue ser coherente con lo que había dicho dos años atrás, cuando propuso al país y al Gobierno crear una zona de concentración, máximo tres, para albergar guerrilleros, que fue rechazada. Luego, a pesar del Gobierno haber eliminado la herramienta jurídica en la Ley de Orden Público, que facultaba al Presidente autorizar zonas de despeje, de concentración o de ubicación, presentó una reforma al Congreso para que se autorice.
 
¿Qué pasó entonces?

Pedimos que esas zonas de concentración tengan condiciones, que no sean en corredores del narcotráfico, no pueden estar en áreas urbanas, que no queden cerca a poblaciones y no sean en zonas fronterizas. Como el Gobierno siempre se negó a aceptarlas, una comisión de todos los partidos analizó la propuesta del Centro Democrático, concluyendo prohibirlas en áreas urbanas, y las demás condiciones quedaron consignadas en una constancia a título de recomendación al Presidente. Algunos nos apartamos de ella y no votamos.
 
¿El apoyo de este proyecto significa que respaldarán la negociación de paz en Cuba?

De ninguna manera, porque hay puntos en los cuales el Centro Democrático tiene muchas diferencias y no acepta: la impunidad, por ejemplo. Aunque el Gobierno la niega, los cabecillas de las Farc han dicho que no van a ir un solo día a la cárcel, siendo responsables de crímenes atroces y de delitos de lesa humanidad. Tampoco estamos de acuerdo en que se les dé elegibilidad a los cabecillas.Por eso seguimos muy lejos del Gobierno.
 

No está de acuerdo


Volvamos al principio. El expresidente Uribe calificó las zonas de necesarias, o mejor, de tener aspectos positivos. ¿Usted por qué se apartó de su bancada?

Porque no quiero que el país vuelva a vivir la amarga experiencia del despeje del gobierno de (expresidente Andrés) Pastrana. Va a ocurrir lo mismo en muchas regiones, porque son las Farc las que escogen los sitios y no el Gobierno. Además, durante este proceso se ha demostrado que esa guerrilla le impone la agenda a Santos y Santos acepta. Y me aparté porque estas zonas no tienen otro propósito para las Farc que hacer proselitismo armado.
 
¿Hay una división interna en el Centro por el tema?

De ninguna manera, nunca la ha habido. En otros proyectos también hemos discrepado y votado diferente, como lo hicimos el miércoles.
 
La constancia firmada por todos los partidos no tiene ningún efecto legal pues lo único que obliga al Gobierno es lo que quedó en la ley. ¿Para qué la firmó el Centro?

Es cierto, esa constancia simplemente es una recomendación que el Gobierno la toma o la deja.
 
Nadie ha hablado claramente de ‘reglamentación de la ley’, ¿eso debe preocupar al Huila?

Desde luego que sí, en departamentos como el Huila, Caquetá, Cauca y Putumayo debemos tener muchas preocupaciones con esta Ley porque hemos quedado en manos de los cabecillas de las Farc y de un Gobierno que les acepta todo.
 
Con lo aprobado, ¿el Huila quedó expuesto a albergar guerrilleros desmovilizados?

Nosotros enviamos una carta al Presidente Santos pidiendo, que para el caso del Huila, no se acepte ninguna zona de ubicación porque durante cinco décadas la comunidad huilense ha sufrido en todos los municipios la barbarie de las Farc. Entonces no podemos ahora pedirles un nuevo sacrificio. Dios quiera que las autoridades regionales, en cabeza del Gobernador, exijan al Presidente no autorizarlas, que no nos vaya a castigar con esas zonas.
 
¿El Gobierno cumplirá y no hará despejes?

No va a cumplir porque son las Farc las que manejan el proceso. Ya vimos lo que ocurrió en Conejo, Guajira; ya sabemos lo que está ocurriendo en el Caquetá con las extorsiones; lo que ocurre en Buenos Aires, Cauca, donde lo que hacen las Farc es proselitismo armado, permitido por el Gobierno.
 
La Silla Vacía dice que “El ‘sí’ de Uribe ayer le dará munición para el ‘no’ mañana”. ¿Qué opina?

Nosotros hemos sido propositivos desde el principio, pero el Gobierno no nos escucha. Ahora, está propuesta que se hizo, sabemos de antemano que el Gobierno no la va a cumplir, porque el presidente Santos además de ser incumplido hace trampa.Tristemente para Colombia, el país no está en manos del Presidente, porque son las Farc las que mandan. Mañana estaremos reiterando nuestras críticas al proceso porque no han desaparecido los motivos por los cuales nos oponemos, no a la paz.
 
Pero desde el Gobierno y desde las bancadas amigas del Gobierno se ha calificado el Centro Democrático como enemigo de la paz…

Los enemigos de la paz están en La Habana. Pero también hay enemigos de la paz, como, por ejemplo, los que se robaron Caprecom, los que se robaron Saludcoop, los que se robaron Cafesalud, entre otros. Nosotros somos opositores somos defensores de la paz.
 
¿Qué piensa de que se haya cambiado la fecha del 23 de marzo para la firma de la paz?

Esa es una muestra más de que quienes mandan en este proceso son las Farc y no el Gobierno. Ahora al terrorista ‘Timochenko’ no le parece esa fecha porque están acostumbrados a dilatar y a no cumplir lo que dicen. La fecha la pondrán las Farc, no es lo que diga el Gobierno.