Margarita María Restrepo Arango

Presentación de Margarita María Restrepo representante Centro Democrático Documento 3 x 4 Con vocación de ayudar

Esta mujer sencilla y de arraigadas convicciones, siempre soñaba con trabajar de la mano con la comunidad. La política tocó a su puerta de la manera que menos lo esperaba, cuando el horrible atentado al Club El Nogal, el 3 de febrero de 2003. Le llamó muchísimo la atención la forma como el entonces presidente Álvaro Uribe atendió uno de los actos terroristas que más duro ha sacudido al país, el dignísimo respeto y la atención que se les ofreció a las víctimas y a sus familias. Margarita dice que sintió deseos de apoyarlo. En ese momento decidió seguir su huella hasta trabajar a su lado.

Presentación de Margarita María Restrepo representante Centro Democrático Documento 3 x 4

Luego de trabajar un tiempo con Álvaro Gómez Hurtado, decidió hacer un alto en el camino para dedicarse de tiempo completo a sus hijitas Margarita Rosa, que hoy tiene 16 años y Ana Isabel hoy con 12, quienes con su esposo, el médico David Fernando, la apoyan en todas sus actividades. Dice con orgullo que disfrutó con mucha alegría la niñez de sus hijas.

Una de las obsesiones de Margarita es trabajar por el mejoramiento del nivel de vida de la mujer. Y para hacer una labor más eficiente estudió liderazgo,
manejo de crisis y asesorías.

Luchó por la No despenalización del aborto. 
Aunque le seguía la pista a Uribe, ella tenía quince años cuando él era gobernador de Antioquia, solo lo vino a conocerlo personalmente cuando el expresidente respaldó a Carlos Mario Estrada en su campaña para la Gobernación de Antioquia. Pese a la admiración que le ha profesado a Uribe, dice que le desobedeció 
cuando él convocó a votar por Juan Manuel Santos. “Santos nunca me dio
 buena espina, era fácil presumir que él y Vargas no eran leales… Por eso
 siempre estuve con Andrés Felipe Arias. Es una apasionada con sus compromisos, y afirma que “una persona hace el 
cambio. Sólo se necesita voluntad para materializar los sueños de la gente”. Dice que su compromiso con Antioquia “es trabajar en equipo para recobrar
 el papel de la mujer como humanizadora de la sociedad, trabajar por la calidad de la educación, oportunidad de empresarismo e innovación y luchar
a lado de las víctimas, porque a la hora de la verdad todos somos víctimas”. 
Se declara una ganadora absoluta, cuando vivo este proceso con responsabilidad, me doy cuenta de que para ganar no hay que salir elegida… Trabajando se gana”.