“Diaco, gran pérdida para Boyacá”: Rigoberto Barón

Fecha

Bogotá, 5 de diciembre de 2017

Autor

Prensa Centro Democrático

Bogotá, 5 de diciembre de 2017 (CD). Texto de la constancia radicada por el senador Rigoberto Barón.

 

“El departamento de Boyacá en la actualidad carece de la presencia de grandes industrias que activen la economía y a su vez generen empleo para los habitantes, son muy pocas las que tienen un gran impacto en materia económica, como es el caso de Gerdau Diaco, empresa que desde el año 2005 genera más de 600 empleos en territorio boyacense.

 

La siderúrgica ubicada en el municipio de Tuta, deberá cerrar debido al reciente fallo  en segunda instancia del Tribunal Administrativo de Boyacá, donde ordena la suspensión de las actividades industriales de la Planta por incumplimiento al plan de manejo ambiental establecido por la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (CORPOBOYACÁ).

 

Esta decisión nos deja en un estado incierto a los Boyacenses quienes nos veremos afectados gravemente por la ausencia de la contribución fiscal y la estabilidad económica que nos brinda, dado que esta Industria impulsa al desarrollo y crecimiento  del Departamento y la Nación.

 

 Este gigante de la industria del acero, genera para nuestro país ingresos anuales por 360 millones de dólares, lo que quiere decir que es uno de los mayores apoyos económicos para Boyacá, teniendo en cuenta que de los 32 departamentos, ocupamos en la actualidad el número 28 en participación de pequeñas y medianas industrias en el país.

 

Cada vez vamos empeorando, no es momento de satanizar ningún sector económico, hay que trabajar de la mano con las entidades encargadas de preservar el ecosistema, pero no se pude dejar a un lado la producción y mucho menos desaprovechar la materia prima, fuente de ingresos que tanto nos hace falta en el Departamento. Es momento de hacer un llamado a la conciencia, sobre la importancia y  el deber que tenemos con nuestro planeta, debemos creer y trabajar sobre la producción amigable con el medio ambiente.

 

Es necesario proponer un punto equitativo, en donde se produzca acero pero se conserve el entorno, de lo contrario los daños serán casi irreversibles, el gremio de Transportadores, los trabajadores de la planta y las empresas que se desempeñan en actividades directa o indirectamente relacionadas con la producción de acero proveniente de Diaco, se verán fuertemente golpeadas por el vacío que deja no recibir estos dineros. En estos momentos de escaso crecimiento económico, el pueblo boyacense no puede decirle adiós a una empresa tan importante como Gerdau Diaco.

 

FIN