Solo el 30.9% de los segmentos a proveer para ensamblar y entregar los refrigerios escolares fueron adjudicados por licitación pública en Bogotá

Fecha

Bogotá, 14 de Marzo de 2017

Autor

Prensa Centro Democrático

- El 69.1% del ensamblaje y entrega de los refrigerios tendrá que ser contratado a través de convenio interadministrativo

 

- En Bogotá se entregan diariamente más de 700 mil refrigerios en las instituciones educativas de la ciudad.

 

- Los contratos que existen hoy en día van hasta el 30 de marzo 


 

Bogotá D.C., 14 de marzo de 2017.-  Para la concejal de Bogotá por El Centro Democrático Angela Garzón, "es urgente defender que los refrigerios escolares sean una realidad para miles de niños, ya que este es un compromiso de vida para mí". Al respecto destacó que "el ejemplo de su importancia lo tengo en casa: de pequeño, en muchas ocasiones, para mi  papá el refrigerio que le entregaban en la escuela era todo lo que comía en el día". 

 

 

En Bogotá se entregan diariamente más de 700 mil refrigerios en las instituciones educativas de la ciudad. Con el objetivo de proveerlos, la Secretaría de Educación adjudicó en días pasados dos procesos de licitación, uno para proveedores de los productos que conforman los refrigerios y otro para operadores del ensamble de los mismos, a través de Colombia Compra Eficiente.

 

La cabildante apoyó que se acuda a procesos como estos, ya que "la utilización de este mecanismo sirve para garantizar transparencia", pero también señaló qué hay un hecho preocupante: "después de la adjudicación, se encontró que el 69.1% de las zonas donde deben entregarse los refrigerios no contarán con un operador de ensamble y entrega, ya que de los 30 segmentos en que se dividen las zonas, solo en 10 se adjudicó la operación y en los otros 20 se declaró desierta la licitación". 

 

"No olvidemos que para muchos niños ese refrigerio es el único alimento que reciben en el día" señaló la corporada, y también llamó la atención sobre casos como el de las frutas, en donde solo se garantizó que existieran proveedores en 5 de los segmentos, dejando a localidades como Usaquen y Suba sin proveedores de frutas elegidos mediante licitación.

 

"Teniendo en cuenta los  resultados de la licitación, por cuestiones de tiempo se deberá acudir a contratos interadministrativos para este 69.%1 de los segmentos" declaró Angela Garzón, "ya que  los contratos que existen hoy en día van hasta el 30 de marzo". 

 

Los segmentos declarados desiertos son:

 

  • 1, 4, 10, 12: correspondientes a la localidad de Kennedy 
  • 2 y 3: localidad de San Cristóbal
  • 5, 13, 17: localidad de Engativá 
  • 6: localidades de Ciudad Bolívar y Usme 
  • 7: localidad de Puente Aranda
  • 9: localidades de Ciudad Bolívar y Tunjuelito
  • 15 y 18: localidad de Usme
  • 16: localidad de Usaquen
  • 17: localidad de Suba
  • 19 y 20: localidad de Suba
  • 25: localidades de Antonio Nariño y Rafael Uribe
  • 26: localidad de Rafael Uribe
  • 30: localidad de Tunjuelito

 

En cuanto a la necesidad de que se realicen contratos directos, la representante del Centro Democrático en el Cabildo distrital aseguró que ya hay un antecedente preocupante, como lo es el Contrato 1985 de 2015, suscrito con Plaza Mayor ante la necesidad de proveer refrigerios en la ciudad.  Este contrato, según la Contraloría de Bogotá, "tiene un hallazgo administrativo con incidencia fiscal y presunta incidencia disciplinaria, en cuantía de $4.342 millones", por los sobrecostos en los que se incurrió. 

 

Por otra parte, la Concejal del Centro Democrático en Bogotá mencionó la preocupación que asiste al hecho de que se haya dividido en varios pasos el proceso de entrega de refrigerios, entre proveedores y ensambladores, ya que este modelo fracasó en 2012, cuando lo trató de implementar el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). En ese momento  no sólo no se pudo garantizar la eficiencia en la entrega de los refrigerios, sino que al final la culpabilidad por cualquier inconveniente no era asumida ni por los proveedores ni por los ensambladores, al no ser claro quién debía responsabilizarse por los hechos ocurridos.

 

Ante este llamado, la Secretaría de Educación de Bogotá ha manifestado que esta situación no se presentará en esta ocasión pues la Interventoría será estricta y garantizará que proveedores y ensambladores puedan trabajar armónicamente y que no haya ningún contratiempo en la calidad y entrega de los refrigerios.

 

Angela Garzón solicitó a la Secretaría que les informe, a ella y a la ciudadanía en general, si ya fue adjudicada la interventoría, pues ante este modelo se convierte en un eje fundamental para garantizar que los niños de Bogotá tengan a tiempo su refrigerio, y que éste cumpla con todas las características nutricionales que se requieren y se han definido. 

 

Sobre este particular, la Secretaría afirmó que la Interventoría se adjudicará esta semana en una audiencia que la ciudadanía podrá seguir en vivo a través de la página web de la entidad, o consultar en la misma posteriormente.